Vanguardia en evaluación y tratamientos

¿Qué podemos hacer por usted los especialistas en oncología?

Los oncólogos clínicos diagnosticamos y tratamos el cáncer en adultos mediante quimioterapia, terapia con hormonas, terapia biológica y terapia dirigida.


Solemos ser los proveedores principales de atención de la salud para las personas con cáncer, nos centramos en esta enfermedad, con una mirada integral.


También podemos brindar cuidados médicos de apoyo y coordinar el tratamiento administrado por otros especialistas.

Nuestro enfoque

Para lograr los mejores resultados nos basamos en el diagnóstico y tratamiento según estándares biomédicos internacionales, con un enfoque integral y atención centrada en usted como persona.

Le brindamos además estrategias de prevención y detección temprana.

Los tumores malignos que mejor se pueden combatir con este método, también llamado detección sistemática (screening, en inglés), son los cánceres de mama, colon, cuello uterino, pulmón y próstata.

Para lograr el mejor resultado terapéutico posible trabajamos en equipo con usted, su familia y otros profesionales que lo estén tratando.

Prevención
¿Se puede evitar el cáncer?

El desarrollo y la comunicación de estrategias preventivas pueden evitar muchas enfermedades oncológicas.

Se ha demostrado en estudios clínicos de gran magnitud que algunas medidas simples podrían evitar más del 50 % de los casos que observamos en la actualidad. Se ha probado la eficacia de:

  • una dieta con predominio de vegetales (como la dieta mediterránea);

  • realizar periódicamente ejercicio de tipo aeróbico;

  • evitar tóxicos como el tabaco y el alcohol;

  • evitar toxinas ambientales (asbesto, luz ultravioleta, etc.);

  • desarrollar hábitos para reducir el estrés crónico;

  • aplicar ciertas vacunas (contra la hepatitis B, contra el virus del papiloma humano —VPH o HPV, por su sigla en inglés— entre otras).

Diagnóstico
¿Cómo se detecta el cáncer?

A veces aparecen síntomas que pueden ser consecuencia de un cáncer, en otros casos no hay síntomas, pero algún estudio de rutina sugiere que existe una enfermedad oncológica.
Cualquiera sea la situación, su médico puede realizarle un examen físico, preguntarle por sus antecedentes médicos familiares y personales, como exposición a ciertas sustancias o actividades, y ordenar pruebas específicas adicionales (como pruebas de laboratorio, estudios de imágenes o biopsias).

Cuando todavía no hay un diagnóstico, es normal sentir ansiedad, pero en muchos casos los estudios sirven para descartar la existencia de un cáncer.

¿Por qué es importante diagnosticar correctamente y lo antes posible?

El diagnóstico correcto nos permite encontrar el tratamiento más acertado para lograr un mejor resultado terapéutico, además, la detección temprana aumenta las probabilidades de cura.

Por ejemplo, si a una persona mayor de 50 años se le detecta un cáncer de colon sin síntomas en una estapa inicial gracias a una videocolonoscopía, tendrá una tasa de cura que puede llegar al 100 %. Pero para cuando aparecen los síntomas, estas probabilidades pueden caer sensiblemente.

Es muy importante aprovechar los adelantos con los que contamos hoy, como la biología molecular, para un enfoque diagnóstico acertado que nos permite tratar a cada persona y enfermedad de manera individual.

¿Qué tipo de cáncer tengo y qué significa?

La palabra cáncer engloba a una gran cantidad de enfermedades oncológicas. Su oncólogo le explicará de qué tipo de enfermedad se trata, en qué estadio o etapa está, etc.

Informarse y aprender es importante, pero buscar en Internet y confiar ciegamente en todo lo que encontramos no es recomendable.

Estos son algunos de los motivos por los que hay que ser cuidadosos con lo que leemos como pacientes (o directamente esperar a que el profesional interprete los resultados de nuestros estudios o síntomas en el contexto único que nos corresponde):

  • nos preocuparemos por las situaciones más graves, cuando no necesariamente son la causa de nuestros síntomas;

  • podemos encontrar información desactualizada o incorrecta;

  • asumimos que porque algo funcionó (o no) para otra persona, lo mismo nos ocurrirá a nosotros;

  • no estamos capacitados para interpretar correctamente la información, sobre todo cuando es muy técnica.

Tratamiento
¿Qué puedo hacer si tengo cáncer?

En algunos tipos de cáncer la tasa de curación es del 100 %. En otros casos, incluso si no se puede curar —lograr que desaparezca por completo—, se lo puede controlar para que se comporte como una enfermedad crónica con la que se puede convivir (como la diabetes, artritis o hipertensión arterial).


Actualmente se puede tratar a todos los pacientes y curar a más de la mitad.

Según el tipo de cáncer, se deberán utilizar una o más estrategias. Aun en situaciones muy graves existen tratamientos.

Afortunadamente contamos con muchas estrategias terapéuticas, no solo la cirugía, radioterapia y quimioterapia, sino también radiocirugía, hormonoterapia, terapias dirigidas e inmunoterapia.

Acceso a nuevos tratamientos

Las terapias oncológicas han avanzado muchísimo en los últimos años y permiten diagnósticos más tempranos y certeros, mejores pronósticos y calidad de vida.

Los nuevos tratamientos estándar internacionales son los que poseen demostrada efectividad clínica contra la enfermedad específica.

Existe en ciertos casos la posibilidad de participar en ensayos clínicos con tratamientos experimentales, con drogas nuevas que aún no han sido aprobadas. Para esto contamos con instituciones de renombre nacional e internacional, como el CEMIC, de la cual el equipo es parte.

Tratamientos integrativos

Son terapias no farmacológicas orientadas a tratar síntomas específicos, cuya utilidad ha sido validada por estudios clínicos.

Entre otros, los tratamientos integrativos incluyen:

  • la acupuntura para la reducción de los dolores articulares inducidos por los inhibidores de la aromatasa; y
  • el mindfulness (conciencia o atención plena) para la reducción del estrés agudo.

Apoyo psicológico y acompañamiento

El cáncer y su tratamiento pueden generar temores, al paciente y su familia. El objetivo de nuestro grupo es desarrollar un enfoque integral con quien está atravesando este desafío.

Para ello trabajamos con psicólogos especializados en oncología, psiquiatras con orientación oncológica, médicos nutricionistas con interés en esta área, oncólogos integrativos y kinesiólogos.

Proponemos una terapia integral para lograr el mejor resultado posible para usted.

Religión y espiritualidad

Ante la enfermedad, o su posibilidad, reaccionamos de distinta forma según nuestras creencias, incluso podemos cambiar nuestras creencias. La religión y la espiritualidad pueden ayudarnos a encontrar consuelo y fortaleza para enfrentar las dificultades.

Algunas actividades que pueden calmarnos y darnos energía son:

  • Orar o meditar
  • Leer historias inspiradoras
  • Conversar con quienes hayan superado o estén transitando situaciones similares
  • Dedicar tiempo a la reflexión sobre la vida y las relaciones
  • Llevar un diario

  • Visitar sitios donde experimente belleza o calma
  • Participar en grupos para recibir y ofrecer apoyo

Seguimiento

El seguimiento permite evaluar su evolución, hacer ajustes al tratamiento, cambiarlo o complementarlo cuando haga falta (tanto para combatir mejor la enfermedad como para el manejo de los síntomas o las reacciones adversas), complementarlo y suspenderlo cuando ya no sea necesario.
Su oncólogo le indicará los controles y estudios que debe hacer y su frecuencia.

Consúltenos hoy